11 jun. 2010

Esperanza

Me atrapas, me envuelves, entre tus alas blancas.
Todo en tí es suave, puro y aterciopelado como alas de mariposa.

No hago más que pensar en el momento,
en que me vuelvas a recoger en tu lecho,
caliente, sedoso, suave, único.



Tus palabras me encienden,
juegas conmigo con tu risa,
me elevas, me hundes, me tiras,
maravilla de pensamientos entrelazados,
entre sentimientos, deseos, alegrías y tristezas.

Tu espiritualidad y pureza delatan tu agonía.
Tus ganas de ser feliz todo lo envuelven.
Te buscaré, dondequiera que estés, amada mía.

Sueño y soñando me quedo.
Cuándo el camino volverá a cruzarnos, cuándo.
Mi amor desconsolado,
intenta a duras penas volver a tu lado.

Más no encuentro corazón,
que sepa albergar tanto amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede dejar su comentario. Los comentarios descalificativos o sin relación ninguna con el tema tratado serán eliminados sin previo aviso. Antes de plantear una duda, asegúrate de que la respuesta no está en otra entrada del tema visitando la etiqueta que hay al final del artículo para verlos todos; muchas veces lo que planteas puede haber sido corregido o comentado en otra entrada posterior.