27 jul. 2010

Ella no está


Amanece, y ella no está.
A cada paso que doy el sonido del viento sobre mis orejas susurra su nombre.
Escribiré mis mejores versos.
He estado llorando, recordando lo impotente que me siento.
Intentaré escribir mis mejores versos.
Pero ella no está.

A veces surje en mí, fuerte como el acero,
pero al rato desaparece, tan rápida como apareció,
con su tenue presencia, su mirada curiosa,
su cariño en cada gesto, cada mirar.

Puedo escribir mis mejores versos.
Algún día volverá.
Mi vida transcurrirá, lánguida, ausente, entre la de los demás.
Porque ella no está.
Yo me entregué, ella también,
Si he de morir, no sé con quién,
Con ayuda de mis versos con ella intentaré.

Sigo intentando escribir mis mejores versos.

Fué mía,
En los mejores días de mi vida,
Y seré dichoso cuando decida volver por aquí.
Te desearé por siempre,
Esperando volver a verte,
Que me muero por tenerte,
Y entre mis brazos abrazarte.

Ringmaster 25-09-2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede dejar su comentario. Los comentarios descalificativos o sin relación ninguna con el tema tratado serán eliminados sin previo aviso. Antes de plantear una duda, asegúrate de que la respuesta no está en otra entrada del tema visitando la etiqueta que hay al final del artículo para verlos todos; muchas veces lo que planteas puede haber sido corregido o comentado en otra entrada posterior.