31 mar. 2008

El nuevo "abre fácil": Más difícil que nunca

Uno ya se había hecho a lo de coger las tijeras para cortar una de las lengüetas del cartón de leche, cuando de repente nos imponen otro sistema de apertura, más difícil si cabe, y al que hay que aplicar una fuerza sobre humana para abrirlo. ¿Y el sobrecoste que supone, para el usuario y el medio ambiente? (es un añadido de plástico al conjunto ya de por sí costoso de reciclar de cartón y aluminio).
Parece ser que a la gente le va este tipo de apertura, ya que ha logrado imponerse, aunque hay dos tipos; el de la imagen tienes que retirar una lengüeta de aluminio tirando de ella (con el riesgo de que la mitad de las veces se rompe por donde no debe, y la otra mitad terminas tirando un poco del contenido) y la otra versión en la que es el tapón el que va perforando el aluminio al desenroscarse la primera vez (seguro que más de un@ no puede abrir el dichoso tapón).

Hombre, viene bien para llevarte el cartón abierto de viaje, pero eso se arregla llevándotelo sin abrir y una vez abierto cerrándolo con una pinza ;-).

Menos mal que abrirlo por el tapón es opcional, y que con algunos cartones (los de leche) todavía nos queda la opción de elegir el que no trae "chorradas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede dejar su comentario. Los comentarios descalificativos o sin relación ninguna con el tema tratado serán eliminados sin previo aviso. Antes de plantear una duda, asegúrate de que la respuesta no está en otra entrada del tema visitando la etiqueta que hay al final del artículo para verlos todos; muchas veces lo que planteas puede haber sido corregido o comentado en otra entrada posterior.