27 sept. 2010

Dormida

Yaces a mi lado, dormida.
Tu faz en descanso y serenidad,
refleja felicidad y paz.

Como bella durmiente,
quiero besarte, despertarte,
abrazarte y llenarte de ternura.


Y sin embargo no quiero
turbar tu sueño,
que de buen seguro
está entre la tierra y el cielo,
desgranando sueños e ilusiones,
entre alborozadas pasiones.

Tu descanso en tranquilidad,
llena mi alma de sosiego y paz.

Duerme, mi ángel terrestre,
descansa a mi lado,
yo esperaré que despiertes,
sólo por ver tu renovada sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede dejar su comentario. Los comentarios descalificativos o sin relación ninguna con el tema tratado serán eliminados sin previo aviso. Antes de plantear una duda, asegúrate de que la respuesta no está en otra entrada del tema visitando la etiqueta que hay al final del artículo para verlos todos; muchas veces lo que planteas puede haber sido corregido o comentado en otra entrada posterior.