3 feb. 2011

Mantenimiento de un calentador de gas: el WRS-400


Recientemente nuestro calentador de agua a gas con modulación automática de temperatura a 60ºC (adecuado para energía solar térmica), empezó a regular mal, y el agua salía templada.

Me dispuse a soltarlo y limpiarlo, pues al ser piezoeléctrico (que por otro lado es un rollo, como sople mucho el viento la llama se apaga; es mejor de llama automática) y muy sencillo, es muy fácil de mantener.

Atención: Antes del mantenimiento hay que quitar la corriente (si la tiene) y cortarle el gas, tomando las debidas precauciones.

Pasa como con los coches, los antiguos tenían tan pocas piezas que te podías poner tú mismo a repararlos; ahora los modernos llevan tantos accesorios y electrónica que para desarmarlos completamente te lleva dos días.



Si el problema es la falta de llama suficiente, todo apunta a la regulación del gas, el problema puede estar en la válvula accionada por la presión del agua (la cal es el principal problema) o algún problema con el modulador por temperatura del paso del gas.

Primero comprobé la válvula de gas, que accionada por la presión del agua, levanta un pistón y deja entrar el gas hasta el regulador. La pieza es la siguiente, lleva tres tornillos grandes que se sueltan para poder limpiar su interior; hay que tener cuidado de no romper la goma interna y colocarla en la misma posición después.



Su funcionamiento es curioso; cuando se abre el grifo hay una diferencia de presión en su interior que empuja una goma; accionando la aguja que a su vez empujará la válvula de gas.

Válvula suelta; dos tornillos  y dos tuercas la sujetan en su sitio

Estos dos tornillos la sujetan en su sitio. En el centro el eje que al ser accionado, abre el gas.

Seguidamente de soltar y limpiar la válvula, como la vi que apenas tenía cal ni impurezas, y aunque no era necesario, solté también los mandos y la tapa de la cámara de gas.Los mandos accionan dos válvulas diferentes; uno es para el encendido de la llama piloto (que calienta un termopar de seguridad; si no hay llama, el circuito de gas se cierra), y el otro botón es para su funcionamiento normal. La parte de los mandos no es necesario soltar; con echar un vistazo en la apertura podemos saber si el gas con sus impurezas ha podido obstruir algún conducto, pero normalmente no es habitual.
Atención: Hay que tener mucho cuidado de no dañar las juntas, y de montar de nuevo todo correctamente, o podría escapar gas; esto sólo lo debe hacer personal debidamente cualificado.


Y llegamos a otra parte interesante en su funcionamiento: El modulador automático de gas según la temperatura de salida del agua:



Tiene un termopar colocado en el serpentín con un gas que al variar su temperatura, se contrae o expande, moviéndose por un tubo muy fino (cuidado de no doblar demasiado ni romper) y accionando otra válvula que regula el paso del gas.


Si el termopar (la varilla gris) se calienta en agua hirviendo, veremos cómo el pistón desplaza el regulador de gas. Lo vi totalmente limpio, probé que realmente se desplazaba y lo volví a montar; este tampoco podía ser el problema.

Interior de modulador de gas



Aquí se aloja el modulador de gas

Ya puestos en la limpieza del calentador, solté el quemador:


y soplando, limpié el interior de las espreas o inyectores de gas; los de las esquinas se ennegrecen más por llegarles menos gas; en los encendidos son los últimos en arrancar. Comprobamos que no están obturados, limpiamos con aire a presión todos y montamos. En este modelo lleva unos cuantos tornillos; apretarlos igual que estaban al desmontar.


Sólo falta eliminar la cal de 5 años de uso. Aquí en el norte las aguas no son muy duras, pero algo de cal traen, acumulándose en el calentador. Por este problema no se pueden usar calentadores de gas en el sur de España; se llenan enseguida de cal y limpiarlos requiere desarmarlos.


Con un producto químico (desincrustante ácido) contra la cal a la venta en almacenes de construcción y fontanería, se introduce por los tubos de cobre (cuidado: corroe la piel lentamente, utilizar guantes), reaccionando con la cal y soltando espuma. Colocar el serpentín en donde podamos limpiar con abundante agua para eliminar luego el ácido.
Dejar actuar un par de horas y volver a montar todo a la inversa.

Finalmente, sin saber si lo había arreglado, lo monté, y parece ser que, o bien fue la cal del serpentín, o la válvula de presión y la poquita cal que tenía fue el problema, porque todo volvió a funcionar con normalidad. Genial! Espero que hayáis disfrutado de su lectura. Por favor no preguntéis cosas que podáis encontrar en Internet.
Actualización: Creo que el problema era que se congelaban las tuberías de gas con el frío; aquellos días hizo mucho! (Y el síntoma de que arrancara bien y luego bajara la intensidad del paso del gas es un buen indicio para pensar eso).

¡Hasta pronto queridos lectores!

Responsabilidad: Este tutorial se comparte con el ánimo de compartir el interés en el funcionamiento de los aparatos que nos facilitan día a día la vida; no pretende hacerte instalador certificado ni dar nociones completas para reparar todo tipo de calentadores; la responsabilidad de las acciones que se realicen siguiendo estas instrucciones recaban únicamente en el que las lleve a cabo.

5 comentarios:

  1. Madre mía! Está completo el paso a paso. Más que interesante.

    ResponderEliminar
  2. amigo en la union de la vlavula de agua y la de gas va engrasado??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No le hace falta, pero si la tiene, igual es de protección. Saludos

      Eliminar
  3. He encontrado una página de calentadores baratos: http://www.paraelhogar.es/epages/2952586.sf

    ResponderEliminar

Puede dejar su comentario. Los comentarios descalificativos o sin relación ninguna con el tema tratado serán eliminados sin previo aviso. Antes de plantear una duda, asegúrate de que la respuesta no está en otra entrada del tema visitando la etiqueta que hay al final del artículo para verlos todos; muchas veces lo que planteas puede haber sido corregido o comentado en otra entrada posterior.