24 jul. 2013

Convirtiendo un búho en una práctica lámpara de mesa usando la tecnología LED

Manualidad con LED: Como veis casi cualquier objeto nos sirve para iluminar con LEDs
Hola amigos, anteriormente hemos visto que la tecnología de iluminación LED nos permite convertir prácticamente cualquier objeto en una fuente de luz, con lo que podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación y sorprender a propios y extraños con nuestras creaciones.
En esta ocasión se me ocurrió hacer un regalo muy especial a alguien a quien le encantan los búhos (ella misma se considera uno ;) a la vez que me entretenía montando dos LED de 7W redondos (es un tipo de placa de aluminio en la que los diodos semiconductores van aplicados en 14 puntos por disco).

En un bazar me fijé en un búho que por el tamaño de sus ojos y su forma bien me servía para hacer algo original y útil; al ser hueco podría fácilmente incorporarle todos los elementos necesarios.


Material necesario:
  • Básico de electricidad/electrónica; tijeras, cables, soldador de estaño de 40W, cinta aislante, etc
  • Pegamento epoxi dos componentes, recomiendo de secado rápido (5 minutos de tiempo de trabajo), que utilizaremos para unir las piezas en su sitio. En tamaño industrial sale mucho más económico a la larga.

  • Elemento base al que queramos convertir en una lámpara, en este caso un búho.
  • Chips LED apropiados al proyecto, en este caso he elegido dos COB redondos de 7W de 21/24V que voy a alimentar por debajo de sus posibilidades (tampoco es cuestión de cegar al que lo use ;).
  • Un transformador eléctrico para alimentarlos, sólo he encontrado uno de 18V AC que puede servir, pero tendremos que crear la etapa rectificadora para alimentar a los LED (requieren CC). Para reducir tamaño y poder introducirlo en las entrañas del buhito tendremos que abrirlo.


ATENCIÓN: Mientras que 18V no conllevan riesgo de shock eléctrico, la etapa primaria trabaja a 220V POR LO QUE HAY QUE TENER CUIDADO DE AISLAR BIEN LOS CABLES Y NO ENCHUFAR HASTA QUE TODO ESTÉ OK.
  • Cable con interruptor de encendido apagado, que llevará la electricidad al transformador. Aunque en un principio iba a poner uno negro, al final me decanté por el dorado, lo hace más curioso.

  • Y como siempre, la seguridad es lo primero; utilizad guantes y gafas de protección al usar la rotalín.


Manos a la obra

Empezaremos por abrir la zona de los ojos del búho. Cuando lo compré pensé que era de material plástico, pero es de barro cocido, por lo que resulta bastante frágil de trabajar. Además resultará de una lamparita bastante frágil, habrá que tener cuidado de que no caiga al suelo, haciéndolo antideslizante y añadiéndole peso (que con el transformador será suficiente). Si podéis, utilizad algún material más resistente que el barro.

He utilizado una rotalín con un disco de corte para ir desgastando los bordes y luego con un suave golpe abrir los huecos donde irán alojados los LED redondos.


Los LED deben ir refrigerandos, en este caso como los alimentaremos menos de su potencia nominal, con unos pequeños disipadores sacados de cortar por la mitad un disipador de placa base de ordenador será suficiente. Si no, necesitaríamos unos que pudieran disipar los 7W de calor que generan.


Irán alojados en el hueco; probamos que caben en el hueco antes de nada.


Si sirven, procedemos a soldarles los cables (mejor de dos colores diferentes para positivo y negativo), con cable con cobertura de silicona que soporte alta temperatura mejor, no sabemos qué temperatura pueden llegar a alcanzar y así evitamos posibles cortocircuitos.


Pegamos con exoxi el disipador a la placa LED. He colocado en el centro, donde van soldados los cables, también pegamento para taparlos y poder pintar luego a modo de centro del ojo.


Una vez endurecido, comprobamos a presentación que no pega el disipador y que queda espacio para que "respire" y el calor pueda escapar; si no lo hay tendremos que perforar pequeños agujeros en la parte superior para facilitarlo.


Este es el aspecto que tiene el disipador en el interior; hay que ponerlo con las aletas hacia arriba para maximizar la disipación de calor, pues ésa es la posición óptima del mismo (el búho normalmente estará de pies).


Sacamos los cables por la parte inferior del búho, donde tiene un hueco, y pegamos parcialmente los LED en su sitio. Como veis ya he pintado con rotulador indeleble el centro de los ojos.


Para darle un aspecto más "buhil", he pegado también con loctite y sujetado con unas pinzas un par de trozos de cable negro (ahora parece que tiene gafas, pero queda más "mono").


Conviene comprobar que las conexiones están bien hechas, he hecho una prueba alimentando los LED y todo está correcto:


Ya sólo falta preparar el transformador con su rectificador y cable de alimentación, y meterlo todo en el interior de búho para terminar el trabajo.


El rectificador es una de las partes más complicadas para el que no sepa electrónica. Explicar los pormenores del funcionamiento de un rectificador no es el objetivo de esta entrada, informaros en internet lo que no entendáis. Básicamente con los diodos rectificamos la señal para convertirla en contínua, y con el condensador de 330uF (cuanta más capacidad mejor) eliminamos casi todo el rizado de la señal.
Vale cualquier condensador siempre que acepte voltajes superiores a los que vamos a manejar. En este caso es un voltaje seguro de manipular; 18V, por lo que podemos experimentar sin grandes riesgos.


En las tiendas de electrónica tenemos rectificadores de una sola pieza muy útiles; yo he utilizado diodos y condensador reciclados de una fuente de alimentación y utilizando el condensador de soporte, lo he soldado todo:


Como aún iluminaba demasiado, he añadido un par de resistencias en paralelo para reducir un poco el paso de corriente (amperios) y que no alumbre tanto:


Para abrir el transformador he usado mi recurrido rotalín de 125W y un disco de corte de chapa. Hay que ir poco a poco y usar gafas de protección por si el disco se rompe, lanzando peligrosos pedazos:


He tenido que hacer un agujero a la medida suficiente del transformador, para introducirlo. Soldamos los cables al transformador y protegemos las uniones con cinta aislante.


Una vez dentro he colocado relleno para evitar el movimiento del transformador. Hay que tener en cuenta que se puede calentar bastante; el relleno debe aguantar temperaturas de 60ºC y dejar algo de ventilación.


Para evitar que resbale y vaya al suelo, he colocado esponja adhesiva de caucho en las patas; además de esta forma el agujero queda disimulado:


Y con esto ya tenemos el búho listo... el búho... o lo que se nos ocurra!!


Nota final: El búho puede llegar a deslumbrar porque la iluminación COB led se concentra en los puntos donde van alojados los mismos; si queremos mejorar el resultado podemos añadir un par de discos blancos para que difumine mejor la luz sobre la zona amarilla del led.

¡¡Felices manualidades!!

2 comentarios:

  1. Eres un máquina en serio. Me encanta ese entusiasmo que tienes por reparar, reutilizar e inventar que tienes.

    Un besazo y sigue así equipo :)

    ResponderEliminar

Puede dejar su comentario. Los comentarios descalificativos o sin relación ninguna con el tema tratado serán eliminados sin previo aviso. Antes de plantear una duda, asegúrate de que la respuesta no está en otra entrada del tema visitando la etiqueta que hay al final del artículo para verlos todos; muchas veces lo que planteas puede haber sido corregido o comentado en otra entrada posterior.