25 ene. 2014

La humedad en casa: Orígenes y posibles soluciones

Típica rejilla para embellecer agujeros de ventilación
Cuando la humedad aparece en nuestra casa, lo más importante es averiguar su origen, ya que de ello depende el aplicar una solución correcta y duradera, evitando el gasto en vano de tiempo, energía y dinero.
La humedad no sólo estropea las paredes y todo tipo de material orgánico (moho en el cuero, madera, etc), sino que su falta de tratamiento puede ser origen de problemas de salud; hongos, problemas respiratorios (asma, alergias), etc. Mientras no se busque una solución definitiva, debemos intentar mantenerla en unos rangos saludables (del 45 al 65% de saturación) con un deshumidificador por ejemplo.
Para descubrir su origen, hay que analizar los daños que produce; hay veces que está bastante claro y subsanable, otras que por defectos de construcción de la vivienda o humedad de origen ambiental (ocupación y/o clima) que hace más difícil su tratamiento:


Humedad por capilaridad
Las humedades por capilaridad suelen aparecer en soleras de planta baja que no tienen cámara aislante inferior; ya que al estar en contacto directo con el terreno, las moléculas de agua van empapando el material por capilaridad ascendiendo por el material constructivo hacia todos lados, muy lentamente, apareciendo en el suelo, parte baja de paredes y columnas, etc, levantando la pintura, apareciendo sales y cercos. Suelen darse en sótanos, párkings y plantas bajas, hasta una altura de 50 cm. aproximadamente (dependiendo de materiales, humedad ambiental, etc).
El problema suele empeorar en invierno, ya que con las lluvias el terreno se empapa más y consecuentemente el problema se hace más evidente.



Éstos casos son de costosa solución:
  • Levantar el suelo y colocar algún material impermeable (como láminas de EPDM correctamente selladas, o láminas bituminosas (tela asfáltica) bien unidas), dejando una cámara de aire conectada al exterior por un respiradero, si es posible.
  • Algunas empresas aplican soluciones con productos químicos como epoxy que saturan la red capilar de las paredes afectadas, pero son soluciones estéticas que, si bien duran algunos años, la humedad suele terminar apareciendo en otra zona. La pintura, recubrimientos de madera u otros productos que sólo esconden el problema no mejoran la situación, haciendo que la humedad se acumule en el material poroso, levantándose la pintura o trasladándose el problema a una zona contigua.

También puede aparecer en paredes afectadas por la lluvia, como en la siguiente imagen, en la que por el lado exterior se ha filtrado el agua de lluvia al no tener una protección adecuada, levantando la pintura.


Los albañiles, aparejadores y arquitectos atajan los problemas de humedad en las paredes verticales descubiertas con diversos materiales impermeables, ligeros y resistentes a la intemperie y a las rachas de viento (se pueden ver a menudo en fachadas lisas, que lindan con otros edificios), como láminas de tela asfáltica con capa de aluminio exterior para protegerlas del calor y los rayos UV, hasta placas de materiales duraderos, incluso tejas, láminas de pizarra, etc.
Otra opción menos duradera pero más económica es aplicar alguna pintura impermeable para fachadas exteriores y resistente al agua.

Humedad por filtraciones
Son fácilmente distinguibles porque aparece rápidamente un cerco o mancha de humedad sólo en una zona cuyo origen suele ser el centro del mismo; el agua, por alguna grieta del material, rotura de cañería del piso superior, gotera en el tejado (por movimiento de tejas debido al viento por ejemplo), error o rotura de la impermeabilización, etc, busca su camino más fácil hasta aparecer a la vista.

Hay que tener en cuenta que su origen puede no estar justo detrás del problema; el agua puede tener su origen metros más allá, pero no haber podido encontrar la salida hasta que ha encontrado una zona de material más poroso o alguna grieta por donde salir.

Tras acceder al origen del problema y verificarlo, el experto reparará la avería para eliminar el problema.

Humedad por condensación
Una vez que la humedad ha entrado en el local, se manifiesta en las partes más frías de la pared en forma de moho, al condensarse la humedad por diferencia de temperatura (punto de rocío), en los cristales, la ropa de cuero, zapatos, etc.
En la imagen se puede apreciar el moho provocado por la condensación en la zona de una columna maestra, más fría (al transmitir el frío del exterior) que las paredes adyacentes con cámara aislada.
Un método efectivo de evitar la reaparición del moho es usar lejía, cloro, u otros productos preparados
Cuando no es viable económicamente solucionar atacar al origen del problema de humedad, estos problemas suelen mejorar cuando se mejora la ventilación, de la cámara de la pared con el exterior (en el caso de que la humedad provenga del contacto de la pared exterior con el terreno), o bien abriendo ventilación permanente en la parte inferior y superior de la pared (para favorecer la ventilación natural por diferencia de temperatura), con lo que la temperatura y humedad se iguala con el exterior.



Otra solución efectiva es colocar un ventilador permanente con un programador (con media hora diaria para renovar el aire puede bastar) o que de forma automática se active con un circuito de control con sensor de humedad o con una económica placa Arduino, como explico en esta entrada de CómoHacer en la que colaboro de vez en cuando. Es importante tener en cuenta el nivel de ruido del extractor, pues puede afectar a la habitabilidad, pero no es problema en bajos, trasteros, etc.
Al abrir un pequeño agujero de ventilación con un ventilador-extractor que se active cuando la humedad es excesiva evitamos que se enfríe en exceso el local, como pasa con aberturas permanentes.
Abertura en la pared con tubo de extracción y sensor de humedad (azul)

Humedad ambiental
El origen principal puede ser el clima, por ejemplo una casa en la alta montaña, o en la playa, donde la humedad exterior suele ser bastante alta, sobre todo en invierno, superando muchas veces el 60% recomendable, aunque la casa está correctamente construida, separada del terreno por una cámara.
Podemos comprobarlo colocando un higrómetro en el interior y exterior de la casa, y comprobar cómo varían éstos.
Al alto grado de humedad ambiental suelen unirse otros factores (como la falta de ventilación, materiales de paredes demasiado porosos o falta de aislamiento adecuado, la ocupación, a más personas mayor producción de humedad por respiración) que empeoran la situación y provocan que salga moho en la ropa (sobre todo en piezas de cuero, donde el moho encuentra una superficie ideal de cultivo), moho en las partes más frías de las paredes, etc.

Cómo reducir la humedad de forma económica
En cualquier caso, eliminemos o no la humedad desde su origen, podemos mantenerla a raya al instalar sistemas de calefacción que la reduzcan:
  • Una estufa de madera o pellet que obtenga el aire primario del interior de la casa es un buen deshumidificador, al coger el aire frío y húmedo de la parte baja (utilizándolo en la combustión y eliminándolo por la chimenea) y calentar el ambiente, reduce de forma natural el nivel de humedad sin resecarlo demasiado (al producirse una circulación de aire contínua con el exterior).
  • Otra solución es instalar un sistema automático como el comentado más arriba, con un ventilador silencioso colocado en un agujero de ventilación que renueve el aire de las zonas más húmedas de la casa cuando las condiciones exteriores son propicias.
  • Otra opción menos económica pero muy efectiva, y que además nos sirve de pequeño calefactor, es colocar un deshumidificador portátil automático. Éstos funcionan precalentando el aire, que al pasar por un pequeño radiador refrigerado, se condensa en él el agua, acumulándola en un depósito (con la opción de conectar la salida directamente a un desagüe y olvidarnos del mantenimiento).
  • En verano, podemos tenerla controlada con un aire acondicionado de pared, por el hecho de que al enfriar el aire condensa la humedad, resecándolo y eliminando el agua por el tubo de desagüe.
  • En locales con mucha gente, ventilar 5 minutos de vez en cuando (cada persona produce entre 50 y 80 gr de vapor por hora).
  • Los elementos y aparatos productores de vapor como la cocina, la plancha, etc, es recomendable usarlos con el extractor de aire puesto, al menos al mínimo,  para eliminar ese exceso de humedad.


Fuentes:
Humedad por filtración
Tipos de humedad
Humedad en las paredes
Eliminar el moho
Humedad por condensación

1 comentario:

Puede dejar su comentario. Los comentarios descalificativos o sin relación ninguna con el tema tratado serán eliminados sin previo aviso. Antes de plantear una duda, asegúrate de que la respuesta no está en otra entrada del tema visitando la etiqueta que hay al final del artículo para verlos todos; muchas veces lo que planteas puede haber sido corregido o comentado en otra entrada posterior.