26 ene. 2010

Tu barco, mi destino


Tu barco, velero blanco de proa engalanada
y velas inmaculadas y recogidas,
yace, solitario entre las olas, en calma.

No se imagina
que un pirata le acecha,
rápido y silencioso,
a pesar del ausente viento.



Me acerco, preparando mis cañones,
para la batalla que avecina.


El viento aumenta,
el mar tiembla,
el cielo empieza a oscurecerse,
la tormenta se acerca.

Buscando la sorpresa,
disparo mis cañones desde lejos,
elevando cortinas de agua al lado,
que mojan tu piel y cubierta,
sobresaltándote,
estremeciéndote,
el corazón se acelera.

Me acerco, valiente y decidido,
dispuesto a asaltarte,
y la mar empieza a agitarse.

Una tras otra mis salvas acarician tu barco,
salpicando, empapando tu piel,
mientras, desesperada, despliegas velas,
que no encuentran brisa que las tense.

La mar empieza a picarse,
las olas a golpearte,
y zozobras,
elevándote y hundiéndote con las olas.

Tu barco empieza a desperezarse,
pero no disminuyo la intensidad de mi ataque,
manteniendo la cadencia de fuego,
empieza a llover,
y mi boca se empapa.

Cazador y presa se hacen uno,
el peligro aumenta,
y al fin una afortunada bala acierta,
esquirlas de madera saltan por doquier,
un grito se te escapa.

Trato de cortarte el paso,
y me alejo un momento,
suspiras aliviada y extrañada.




Yo y mi barco te rodeamos,
dirijo mi timón al norte,
tus olas elevan mi proa,
y agotado, mi respiración aumenta.

Y vuelvo, de repente,
y tu corazón da un brinco,
mis salvas se acercan,
una tras otra,
dando en el blanco de vez en cuando.




El agua golpea mi cara,
mi boca se empapa de mar salada,
mientras lucho por respirar
y darte caza.

Tu barco, pequeño y escurridizo,
primero a un lado,
luego al otro,
esquiva todas mis balas,
como pez entre las manos.

Como un relámpago,
un disparo acierta en la cabina,
gritas, te tapas la cara,
tu piel se eriza,
impulsos eléctricos descontrolan
todo tu cuerpo.

Poco a poco te escapas,
tu barco, mi tesoro y destino,
una vez más,
se aleja,
el mar...
vuelve a la calma.
______________________


Relacionado:
Placer efímero en Di-Fusión

9 comentarios:

  1. ...sugerente ^^

    y me qde atrapada en las palabras, saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mak! Me gustó que te gustara :)
    Si yo pudiera... me quedaría para siempre en ese mar embravecido ;-)

    ResponderEliminar
  3. me gusta la metafora del abordaje. esa lucha ke a veces parece aunke no lo sea. un saludo y gracias por komentar. me apunto tu blog.

    ResponderEliminar
  4. Es eso, una lucha en la que tienes que reaccionar a los estímulos y mensajes del "abordad@". Sinceramente la tuya fue mi inspiración... imaginar una situación con agua por doquier ;-)... fue fácil, jeje

    Gracias a tí tb, Jesús!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2/2/10 16:54

    Muy bueno...

    ResponderEliminar
  6. La poesía OK, una batalla singular en la que no quieres acertar del todo a la carena enemiga, creo que debes acercarte por babor ya que sopla viento de sotavento.
    Continúa, no está nada mal.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Santi y anónimo!!

    ResponderEliminar
  8. Isa Entrena11/2/10 21:16

    Me he quedado con ganas de más, se me ha hecho corto...
    Muy bonito David.

    ResponderEliminar

Puede dejar su comentario. Los comentarios descalificativos o sin relación ninguna con el tema tratado serán eliminados sin previo aviso. Antes de plantear una duda, asegúrate de que la respuesta no está en otra entrada del tema visitando la etiqueta que hay al final del artículo para verlos todos; muchas veces lo que planteas puede haber sido corregido o comentado en otra entrada posterior.