17 nov. 2008

Mis experiencias evangelizadoras en Linux

Hace tiempo leí una entrada de recomendada lectura en el blog de SuperCoco, un entusiasta del sistema operativo Linux, en la que se desmitifican algunas cosas referentes a Windows y Linux.
Y entonces se me ocurrió que sería interesante poner aquí mis experiencias intentando "colarles linux" a mis amigos y familiares.


Primero lo intenté con los amigos de mis amigos: Un tal Diego utilizaba el ordenador sólo para ver películas descargadas el emule (amule en Linux). No dió resultado por varias razones: La mala elección de la distribución (Kubuntu no tiene el apoyo suficiente por parte de Canonical), la falta de controladores propietarios tan completos como los de Windows (no era fácil poner pantalla dual), y porque el usuario estaba habituado a Windows. Tras varias visitas para resolver dudas, se acabó poniendo de nuevo el XP. De esto hace ya 5 años.

Luego vino otro amigo, conejillo de indias, al que Windows le traía por el camino de la amargura, navegando quién sabe por dónde ;-) siempre se le colaba algún virus, y tenía que andar reinstalando cada poco.
Como no lo usaba más que para navegar, le puse Ubuntu. El único problema que surgió era que el cliente inalámbrico USB de telefónica para el ADSL no estaba soportado (ahora probablemente lo esté), pero le puse otro que tenía Ethernet y solucionado. Con éste tuve más éxito; lo único que sé es que apenas enciende el ordenador ;-), sólo para que sus primas se conecten al "messenger" con el AMSN. De esto hace 3 años, y creo que el ordenador ya ni lo utiliza :-(.

Hace poco mi hermano me pidió que le preparara un viejo ordenador, un K6 a 300Mhz y 128 MB de RAM, para andar por internet. Si le instalaba el Windows 2000 enseguida se iban a cebar los virus con él, y no hay antivirus que se mueva en ordenador tan antiguo, así que la única solución era ponerle una distribución ligera, TinyMe (basado en PCLinuxOS), con una apariencia muy fresca, y que trae el Opera 8 en vez del Firefox (por ser algo más rápido que este último en equipos limitados). ¿Resultado? Lo utiliza para consultar cosas en internet, aunque se queja de que tarda 5 minutos en arrancar... vamos mejorando.

Finalmente, el éxito ha llegado con mi madre, que necesita el ordenador para escribir sus libros. Con el OpenOffice Writer no hay problema. Tan estable y tan idóneo para la labor como el Winword, pero más estándar; sus escritos podrá abrirlos ahora y dentro de 1.000 años ;-).
¿Para qué pagar por un programa cerrado cuando lo tiene disponible abierto, gratis y conforme a los estándares?

Conclusión
Como se ha comentado a menudo en este blog, para cada persona existe un sistema operativo, y los habituados a las manías y costumbres de Windows no querrán cambiar. Y hay programas que no van en Linux, o que no están igual de soportados, al ser un sistema minoritario; sólo un 3% de los equipos domésticos lo usa; unos 30 millones de ordenadores.
Sin embargo hay mucha gente que usa el ordenador para tres cosas contadas, y que podrían desenvolverse perfectamente en Linux, y existen muchos sabores de Linux para elegir.
Y para aquellas aplicaciones Windows irreemplazables existe Wine, que está haciendo grandes progresos y cada vez más programas están soportados.
Sólo hay que darle una oportunidad a Linux, que mejora día a día gracias a las aportaciones de miles de usuarios y programadores, sabiendo que también tiene sus fallos.

6 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la entrada.

    Yo creo que a quien ya está muy acostumbrado a Windows, no vale la pena ni sugerirle nada. Si el intento de cambio no resulta, que casi nunca resultará, quedarán para siempre resentidos con Linux y siempre pensarán "que no vale nada".

    Yo pienso que Linux es para los que quieran probar otra cosa y para los que nazca de ellos esas ganas de cambio. También para los que no conocen nada y lo mismo le da aprender XP+MSOffice+IE que Linux+OpenOffice+FF.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí, Super Coco. Con tu comentario se puede resumir perfectamente lo dicho.

    Sólo mi madre, que no había probado las ventanas y apenas sabe manejar un ordenador está muy contenta con él; ni un problema en año y pico.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, que no lo he comentado antes... Qué cierta que es la frase:

    sus escritos podrá abrirlos ahora y dentro de 1.000 años ;-)

    Eso es algo que poca gente se da cuenta, que cuando de aquí 20 años usen Office 2028, es muy probable que sus documentos del año 2008 no los puedan abrir o, si lo pueden hacer, que no sea tal y como los hicieron, sino con problemas.

    En cambio, con un formato correctamente documentado y abierto, jamás se encontrarían con ese problema, ya que no se depende de ninguna empresa para acceder a tus propios datos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo16/2/13 9:43

    Mi hermano tambien está intentando meterme en el mundo linux. Ja jaja. Es cierto que cuesta muchisimo acostumbrarse, pero tambien me esta costando muchiiiismo hacer lo que quiero con el access de toda la vida, que falla y falla y no se por donde. Hay que hacerse un master para hacerla rular bien.
    Previsiblemente acabaré en el lado " oscuro" de las sql de linux.

    Gracias por estos comentarios que me ayudan a ver que no soy la unica que anda en estas guerras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece mucho tu comentario XD. Respecto al access creo que tienes versiones de office mejor soportadas que otras por wine. Es cuestión de probar...
      Suerte y ánimo!. Yo deje de pelear por falta de tiempo, pero al menos mi "ordenador" principal ahora tiene Android, el Galaxy S3.

      Eliminar
    2. Se agradece mucho tu comentario XD. Respecto al access creo que tienes versiones de office mejor soportadas que otras por wine. Es cuestión de probar...
      Suerte y ánimo!. Yo deje de pelear por falta de tiempo, pero al menos mi "ordenador" principal ahora tiene Android, el Galaxy S3.

      Eliminar

Puede dejar su comentario. Los comentarios descalificativos o sin relación ninguna con el tema tratado serán eliminados sin previo aviso. Antes de plantear una duda, asegúrate de que la respuesta no está en otra entrada del tema visitando la etiqueta que hay al final del artículo para verlos todos; muchas veces lo que planteas puede haber sido corregido o comentado en otra entrada posterior.