8 jul. 2008

Colocando el depósito INOX casero: Tutorial

Finalmente procederemos a colocarlo en su sitio; para ello lo mejor es calorifugarlo (aislarlo del ambiente con material aislante como lana de roca o espuma) antes de colgarlo en su sitio, pero en este caso las posibilidades de que aparezca alguna fuga en un corto período de tiempo son muy altas he preferido calorifugarlo una vez colocado, por si hay suerte y la fuga que pueda aparecer puedo repararla sin bajarlo de su sitio... De momento lleva dos semanas con presión de la red y no ha aparecido ninguna. Crucemos los dedos.  

Colgando el depósito
Antes de colgarlo desinfecté durante 24 horas su interior con agua y legía en una proporción de 5 gotas por litro. Aunque en esa proporción no es perjudicial para la salud, transcurridas las 24 horas vacié el depósito dos veces para asegurarme de eliminar los restos de legía.
Hueco donde irá el depósito colgado


Para colgarlo he practicado los agujeros con broca de vidia de diámetro 10 en la pared después de preparar el soporte en chapa de inox de 3 mm. de espesor. Este material es muy difícil de taladrar por sus propiedades mecánicas por lo que he preferido pegarle unos cortes longitudinales para fijarlo en su sitio. Para hacerlo he utilizado una radial pequeña con discos de 115 de diámetro y 1 mm. de espesor, especial para cortar inoxidable.

Los tornillos que aguantarán todo el peso son anclajes metálicos Fisher FSL (comúnmente llamados espirros) de casquillo de 10 mm. de diám. que según se apretan se expanden y fijan a la pared; es increíble el peso que pueden llegar a aguantar si están bien puestos. Es la mejor forma de sujetar algo de mucho peso a una pared de hormigón, aunque también valen para paredes de ladrillo en este caso la resistencia es menor.
Para separar un poco el soporte del depósito he soldado primero un trozo de la misma chapa al depósito con unos puntos de soldadura, suficientes para aguantar los 100 kg. totales del depósito una vez lleno. Utilizando un torno y una maza le he dado un poco de curva para que se adapte a la forma del mismo y lo he colocado en la posición que me interesaba para posicionar los tubos. El problema de hacer las cosas a ojo de buen cubero es que no siempre salen a la primera; he tenido que adaptar la posición pues si no el depósito me quedaba muy inclinado hacia un lado ya que al soldar el soporte ha quedado algo inclinado ;-). De paso he cortado las puntas que no afectaban a la resistencia del soporte y que sin embargo añadían peligrosidad en su colocación.

Para calcular la resistencia de los materiales yo utilizo este truco: Me imagino que es otro material (como una hoja de papel o mantequilla) y cómo actúan las fuerzas (vectores) a los que va a estar sometido; dónde se doblará y estirará y dónde no.
Para colocarlo en su sitio he metido uno de los espirros de 10 y lo he colgado de él (sin apretarlo mucho) y a continuación he colocado el resto, apretándolos bien.

El depósito colgado

Aislar las tuberías
Con tubos de espuma de venta en suministros de la construcción y fontanería he aislado los tubos que más temperatura van a perder por ser de metal y estar al aire. El depósito con los tres circuitos independientes conectados: El primario de agua calentada por el sol al tubo de cobre de 18 que rodea el depósito; el otro tubo de 15 conectado a la caldera para que se caliente a su vez en invierno cuando se caliente la casa con madera (evitando temperaturas excesivamente altas de agua) y finalmente el depósito conectado a la red por medio de los tubos de pulgada:
Calorifugando el depósito de 85 lts
Aprovechando restos de una obra, he podido poner uno de los mejores aislantes térmicos en plancha que existen; rígido, durable y ecológico: El styrodur de BASF: La parte más importante a aislar son los laterales y la parte superior; de momento dejaré libre la parte inferior hasta cerciorarme de que no hay pérdidas. He colocado la tapa superior para a continuación cortar trozos de las planchas que tenía (no me daban a lo largo, por lo que tendré que hacerlo en dos partes) y sujetarlas unas a otras de forma temporal con tornillos para a continuación aplicar silicona que es un mal conductor térmico y que me permite sellar las aberturas. Si en otoño sigue sin perder ni gota entonces le meteré espuma de poliuretano entre el depósito y las tapas para mejorar sensiblemente el aislamiento del depósito.

Referencias:
Entradas sobre energía solar térmica en este blog
Cómo calorifugar un depósito con planchas de porexpan
Aislante Styrodur(c) de BASF: el mejor aislante para viviendas
Datos técnicos Styrodur: Mejor que el porexpan

2 comentarios:

  1. Hola , David este tutorial es la caña , te lo has currado de lo lindo eres un fenómeno.
    Andaba yo buscando algo asi para mi casa y Zassss en contré tu blog, de verdad enhorabuena es fantático.Solo tengo un comentario para este tema, se podría hacer un esquemático o esquema del sistema en conjunto , ha si ya lo tubieras me lo podrias mandar por correo web, gracias y un saludo para tí y al curro que te has pegado,enhora buena.......
    tridockk@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias, David, esta entrada (pincha) tengo un pequeño esquema, no está contemplado este depósito que añadí, pero se intercala. Tal vez en otra entrada ponga un esquema más claro, pero si tienes alguna duda, pregunta.

    ResponderEliminar

Puede dejar su comentario. Los comentarios descalificativos o sin relación ninguna con el tema tratado serán eliminados sin previo aviso. Antes de plantear una duda, asegúrate de que la respuesta no está en otra entrada del tema visitando la etiqueta que hay al final del artículo para verlos todos; muchas veces lo que planteas puede haber sido corregido o comentado en otra entrada posterior.