12 may. 2009

Colocando un filtro de aire a la XBOX 360

La Xbox 360 con fibra verde para recoger el polvo.

En la entrada anterior sobre cómo mejorar la refrigeración de la CPU y gráfica de la 360 nos quedó pendiente el principal problema cuando se trata de enfriar un disipador: el polvo.

Por mucho que dirijamos la corriente de aire hacia los procesadores, si no evitamos que el polvo se acumule, bien desarmando y limpiando cada X horas de uso (dependiendo del ambiente en el que se utilice), o con unos filtros que nos eviten tener que andar desarmándola, tarde o temprano aparecerán las temidas luces rojas ;-).



Una forma muy económica y efectiva es colocar fibra verde (del tipo Scotch Brite para el lavado de platos) a modo de filtro.
Tiene las características adecuadas; frena poco el aire y retiene las partículas más grandes debido a su estructura de fibras cruzadas muy separadas entre sí.
Esto es importante: Si colocamos un filtro que retenga demasiado el polvo, se saturará pronto, impidiendo el paso del aire (con el efecto secundario de las luces rojas), y será difícil de limpiar. No queremos que la solución se convierta en el problema.
No eliminamos todo el polvo, pero sí la mayor parte, reduciendo al mínimo la necesidad de desarmarla.

¿Y cómo lo sujetamos? Como es fibrosa como la tela, podemos utilizar velcro para sujetar los filtros, que pondremos en cada entrada de aire.
Se compra velcro adhesivo o se puede pegar con termoencoladora.


Imagen: Velcro rodeando la abertura junto al disco duro.

Y manos a la obra; colocar bastantes tiras para asegurarnos de que el filtro queda bien ajustado a las aberturas y que el aire tenga que atravesarlos obligatoriamente:


Se coloca la fibra apretando bien para que el velcro se agarre y con las tijeras se le da forma, en este caso se han utilizado dos trozos unidos:

Procedemos a hacer lo mismo por las dos caras de la consola, con dos estrechas aberturas agujereadas en cada lado (procurando no tapar demasiado las aberturas):




Y el resultado salta a la vista. Si ponemos la consola en marcha, con las manos a los lados, comprobaremos que el aire sigue pasando con libertad.


Ya sólo tenemos que soltarlos y limpiarlos cuando veamos que el polvo empieza a acumularse para disfrutar de la consola sin tener que enviarla al servicio de reparación ;-).


Espero que este tutorial le sirva a alguien; si es así se agradece un comentario ;-).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede dejar su comentario. Los comentarios descalificativos o sin relación ninguna con el tema tratado serán eliminados sin previo aviso. Antes de plantear una duda, asegúrate de que la respuesta no está en otra entrada del tema visitando la etiqueta que hay al final del artículo para verlos todos; muchas veces lo que planteas puede haber sido corregido o comentado en otra entrada posterior.